16 de mayo de 2012

Indice del blog Misterios de la ciudad de La Plata


En el día de hoy el blog cumple 2 años, y como ya finalizaron las publicaciones armé esta lista con todas las historias que publiqué, numeradas por fecha de aparición. Les recomiendo tomarse su tiempo para leerlas... seguro que en cada una van a descubrir algo sobre la ciudad que desconocían.



6 de mayo de 2012

Un conjuro contra la bruja tolosana


Hace casi dos años, cuando empecé este blog, publiqué acerca del inicio de los misterios en torno a la ciudad de La Plata justamente el día de la fundación. Se dice que a poco de haber sido colocada la piedra fundacional de La Plata en el centro de la Plaza Moreno, un grupo de gente fue a saquearla y, liderados por la bruja tolosana, se lanzó un maleficio conocido como “la maldición de los gobernadores”, que pretendía que ningún gobernador de la provincia de Buenos Aires llegara a ser presidente de la nación.

Casi 117 años después de que esa maldición fuera lanzada, en Argentina había elecciones presidenciales y uno de los candidatos era el entonces gobernador de Buenos Aires, Eduardo Duhalde. Sabiendo de esta maldición, el brujo Manuel Salazar decidió realizar una “contra maldición” para anular lo realizado por la bruja tolosana en noviembre de 1882.

Se eligió como fecha para realizar esto la noche del 24 de junio de 1999, por ser la “noche de San Juan”. En una canchita de fútbol ubicada en 19 y 76, se había preparado una preparado una montaña de 4 metros de altura con maderas, palos y papeles para iniciar el ritual; también se repartían diarios viejos a las casi 200 personas que estaban allí bajo la consigna “acérquelo al fuego para que prenda y pida un deseo personal”.

Muchachos, está lloviendo y no hay una sola nube sobre La Plata, la magia está empezando” decía Salazar mientras comenzaba a llover en la fría noche de junio. Como la fogata no encendía se debió arrojarle kerosene.

A eso de las 12 de la noche, la fogata comenzó a arder bajo la atenta mirada de Salazar. Una vez que las maderas fueron reducidas a cenizas, las mismas fueron esparcidas en una franja de 12 metros por 2 en donde caminaron y bailaron descalzas diez personas elegidas por el psíquico “para limpiar sus espíritus”.

Muchachos, esto es nuestro, es algo espiritual, es la noche de San Juan, que acá celebramos todos los años. Hay sidosos, enfermos, borrachos, drogadictos, todos caminarán por las brasas buscando a través de la Fe su curación. La política es otra cosa, eso será después, en la Plaza”. Fue así como a eso de la 1:30 de la mañana, Salazar y sus seguidores juntaron las brasas, algunas botellas de vino y champagne, y se dirigieron hacia Plaza Moreno.


Casi a las 2 de la mañana, Manuel Salazar llegó a Plaza Moreno en donde entre sus seguidores, los periodistas y curiosos reunieron casi a 500 personas. El brujo depositó cenizas en 13 y 50, cerca de la estatua del Arquero Divino en 14 y 54, y cerca de la piedra fundamental. Luego se dirigió hacia el centro de la plaza y extendió allí una bandera bonaerense con un lienzo negro encima, que simbolizaba a San Juan. Luego de colocar unas 20 botellas de champagne, vino y sidra, Salazar miró hacia la Catedral y dijo “Sr. Duhalde sea usted bienvenido a la presidencia de la Nación, sea usted muy bienvenido”.

Tras pronunciar estas “palabras mágicas”, el brujo besó las banderas, se hizo la señal de la cruz y comenzó a girar alrededor de la piedra fundamental junto con sus seguidores, en sentido de las agujas del reloj, mientras era derramado allí el contenido de las botellas que habían llevado. “Las brujas empezaron a llorar” fueron las palabras con las que Salazar cerró su conjuro contra la maldición de la bruja tolosana.


Fotos:
1. Manuel Salazar de espaldas a la catedral, un tiempo antes del “exorcismo”.
2. y 3. La gente se acerca a encender sus diarios en la fogata de 19 y 76.
3. y 4. Colaboradores de Salazar caminando sobre las cenizas.
5. Salazar extendiendo una bandera sobre la piedra fundamental, rodeado de botellas de champagne, vino y sidra.

Fuentes:
“Ritual en plaza Moreno para romper un maleficio histórico”, diario El Día, 17/6/1999
“Contra La maldición”, diario Hoy, 23/6/1999
“Una brujería para ayudar a Duhalde”, diario La Nación, 23/6/1999
“Hasta Menem suma energía para exorcizar a Duhalde”, diario El Día, 24/6/1999
“Fuego y vino contra el hechizo”, diario La Nación, 25/6/1999
“El exorcismo de la plaza fue un completo mamarracho”, diario El Día, 25/6/1999
“Se realizó el conjuro contra la maldición de los gobernadores”, diario Hoy, 25/6/1999
“Exorcismo nocturno para liberar a Duhalde de un viejo maleficio”, diario Página 12, 25/6/1999
“Ritual místico en La Plata por las tradiciones de la noche de San Juan”, diario El Día, 25/6/1999

29 de abril de 2012

¿Nazis en el museo?


Tal vez una de las historias más escalofriantes que guarda el Museo de Ciencias Naturales de La Plata es la de los aborígenes capturados durante la Conquista del Desierto, que fueron tomados prisioneros y luego llevados a este edificio del bosque platense para pasar allí sus últimos días. Tras su muerte, los esqueletos de los fallecidos fueron puestos en exposición o guardados en cajones, en donde permanecieron durante décadas hasta que en la década de 1990 estos restos comenzaron a ser identificados y devueltos a sus tierras, en parte gracias al trabajo del grupo GUIAS (Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social).

Los trabajos realizados por este grupo se mencionaron en diversos medios de comunicación, e incluso realizaron un libro titulado “Antropología del genocidio”. En el anexo de dicha obra, al igual que en una nota publicada en abril de 2008 en la revista La Pulseada, se menciona otro hecho extraño ocurrido en el museo: La aparición de cruces esvásticas en los sótanos donde se guardaban estos restos humanos.

Este símbolo relacionado al nazismo apareció como unas marcas recientes en la mesa de la biblioteca, inscripciones con pintura en aerosol en varias cajas y también cruces en viejas latas de combustible.

Estos cajones estaban llenos de restos humanos; en ese contexto es más violento todavía”, recuerda Patricio Harrison: “No es que estaban en un rincón: estaban en utilidad. Cuando investigadores solicitaban los restos de pueblos originarios, los buscaban ahí. Lo primero que veías eran cajones con svásticas, llenos de cráneos. Es una imagen muy fuerte, sobre todo por la historia que tiene el Museo y el origen de estas colecciones de restos humanos”. “Más allá de que no pudimos detectar fehacientemente su origen y su fecha de ingreso al Museo, eran conocidos en la mitología del Museo de La Plata como los cajones nazis. Todos los investigadores se referían así”, cuenta Fernando Pepe, otro integrante de GUIAS.

Se pudo comprobar que las esvásticas de las latas de combustible no pertenecían al nazismo (ideología que se hace famosa en la década de 1930), sino que eran el logo de la compañía Anglo Mexican Petroleum Products, que distribuyó estos envases entre las décadas de 1920 y 1930.

Otro de los indicios de las conexiones con el nazismo citados por la revista La Pulseada es la vinculación con Alemania de quien fue director de la sección Antropología: Robert Lehmann-Nitsche, y la designación del austriaco Oswald Menghin como profesor en el año 1957, quien había sido Ministro de Educación de su país durante la anexión a la Alemania nazi.

El antropólogo argentino Julián Cáceres Freyre, que afirma que el antropólogo alemán fue presionado para que colaborara con los servicios de inteligencia de su país. “Comentan que trabajó los últimos ocho años de su vida a los servicios de las SS, y que murió allá en Alemania...”.

Luego de esta nota publicada en la revista La Pulseada, la arqueóloga Ana Igareta, quien está a cargo del depósito 25 del Departamento de Arqueología del Museo de Ciencias Naturales, hizo sus declaraciones al respecto: “Los que trabajamos hace años tratando de mantener los depósitos estamos indignados. No sólo por la impune manipulación de la información sino también por la incapacidad de diferenciar una esvástica hitleriana, o sea una esvástica sinistrógira, de un símbolo milenario de buena suerte, una esvástica dextrógira, utilizada en la India, Tíbet, Nepal y otras partes de Asia”. “El museo nunca tuvo presupuesto para tener cajones propios y siempre se usó lo que se tenía a mano”, acota Igareta. Cajas de bananas o de azúcar que contienen piezas arqueológicas lo confirman. “Estas no son esvásticas nazis. Los cajones eran de una empresa mexicana que se fusionó con otra de venta de petróleo de origen persa”.

En cuanto a los cajones que tienen una esvástica pintada con aerosol, Rodolfo Raffino, jefe del Departamento de Arqueología dice: “Son de hace menos de 30 años porque recién hace tres décadas que se usan estos aerosoles”. “No vamos a destruir esos cajones. Vamos a investigar cómo aparecieron acá”.



Fotos:
1. Museo de La Plata.
2. Las “cajas nazis” encontradas en el museo, con la cruz esvástica, logo de la empresa Energina.
3. Robert Lehmann-Nitsche y Oswald Menghin.
4. Rodolfo Raffino, jefe del Departamento de Arqueología, junto a las “cajas nazis”

Fuentes:
“Mitos y verdades sobre la presencia de nazis en la institución platense”, revista La Pulseada, abril de 2008
“El misterio de las cruces esvásticas”, Crítica Digital, 4/5/2008
“Antropología del genocidio. Identificación y restitución: 'Colecciones' de restos humanos en el Museo de La Plata”, Grupo GUIAS

22 de abril de 2012

La viuda negra

Los que la vieron caminando por el barrio de La Loma, cuentan que apareció por la zona de repente y de la nada. En Tolosa, los vecinos testimonian haberla visto en varias calles a la vez, y todas al mismo tiempo. La descripción es casi la misma: una mujer alta, delgada y enteramente vestida de negro; de los pies a la cabeza. Algunos dicen que lleva un sombrero con ala y un tul cubriéndole el rostro. La llaman la viuda, y es todo un misterio.

La primera historia de la viuda la refirió un taxista. Dijo que lo sucedido fue tan real que, durante años -hasta que pintaron la pared- si alguien buscaba pruebas, lo único que tenía que hacer era mirar un dibujo estampado en cierto muro del cementerio.

Todo empezó en una tarde de lluvia, casi de nochecita. El taxista venía trabajando desde la madrugada. Había resuelto hacer un último viaje y luego regresar a su casa. Fue en ese momento, cuando todavía circulaba por las calles del centro, que lo detuvo una mujer. Vestía de una forma llamativa: sombrero negro, abrigo negro, zapatos negros, guantes negros. Hasta entonces, el taxista nunca había escuchado hablar de la viuda, por eso frenó el auto y la levantó. La mujer se acomodó en el asiento trasero y, con voz grave y seca, dijo: “Al cementerio”. El taxista cayó en la cuenta de que, a esa hora, el cementerio estaba cerrado. A la pasajera pareció no preocuparle ese asunto; le indicó al conductor que no se detuviera en la entrada principal y que siguiera por un callejón paralelo, rodeando el largo paredón. La mujer pagó el viaje y descendió frente a la puerta. Pero no intentó cruzarla, pasó de largo y continuó caminando hacia el fondo de la calle, pegada a la pared. El taxista la miró intrigado por el espejo retrovisor, mientras la silueta empezaba a perderse en las sombras. De pronto, la vio detenerse frente al paredón y después, como si su cuerpo pudiera disolverse, la mujer atravesó la pared en dirección al cementerio. Un segundo después, la calle estaba vacía. Espantado, el hombre dudó entre haber presenciado algo siniestro, o haber sufrido una ilusión óptica.

No aguantó quedarse con la intriga. Dio marcha atrás y en el paredón, justo en el sitio ese, se encontró con un manchón inquietante, como recién estampado. Era la imagen en tamaño natural de la mujer de negro. Hasta el ramo de flores se veía.

Otra vez la vieron en Berisso, pero no fue una sola sino que fueron dos las mujeres vestidas de negro. Caminaban muy juntas, porque se desplazaban leyendo el mismo libro. Tan concentradas iban en la lectura que ni siquiera miraban dónde apoyaban los pies. Ni falta que les hacía porque -y eso sí que parecerá bien extraño, pero fueron varios los vecinos que las vieron- las dos levitaban a unos diez centímetros del suelo.

Algunos dicen que cuando la viuda aparece es que está anunciando alguna desgracia. Otros, por el contrario, aseguran que ver a la viuda les trajo suerte.



Fuente:
"La viuda negra", revista Tiempos, 28/11/2004

14 de abril de 2012

El sacerdote blanco


No encontré mucha información sobre este mito aunque lo he escuchado varias veces entre los platenses, aunque es a veces opacado por los otros mitos que se cuentan en Plaza Moreno. En este caso dejo el relato de la escritora Graciela Falbo publicado en la revista Tiempos el 28 de noviembre de 2004:


"Un antiguo mito platense asegura que, si cruzás a la medianoche por el centro de la Plaza Moreno y justo en ese momento el reloj de la Catedral toca sus campanadas, se te va a aparecer un sacerdote vestido todo de blanco, que se te acercará muy lentamente. Aunque es sólo una leyenda urbana, nosotros, de noche, elegimos caminar un poco de más y atravesar la plaza por la vereda de enfrente."

8 de abril de 2012

La aparición de la Vírgen de Lourdes

En 1992 una noticia conmocionó a la ciudad de La Plata y luego recorrió el país. Una alumna del Colegio Nuestra Señora de Lourdes (38 entre 18 y 19) afirmó haber visto la imagen de la Virgen en uno de los vidrios de su aula.

Años más tarde, el padre Agustín Luchino, relata cómo fue aquel milagro:

"Cuando vinieron a decirme que en el vidrio del aula de 7mo grado, que daba al patio, una nena había visto la imagen de la Virgen fui inmediatamente. Me puse a observar, detenidamente, pero la verdad es que no advertía nada en ese vidrio. Recuerdo que había maestras llorando, abrazándose, pero yo no veía nada. El segundo día, de lejos y de cerca lo mismo, el tercero me prestaron prismáticos, pero todo seguía igual. Entonces, al cuarto día, en una misa comunitaria ante la feligresía dije: bueno a mí me dicen que se ve la imagen de una virgen en una ventana de 7mo grado, enhorabuena... Es como si yo me pusiera delante de una imagen para concentrar mi atención y rezar. En ese momento me di vuelta, levanté la vista y los rostros de los fieles estaban decepcionados. No sé que habrán pensado, pero yo no podía mentir, la gente me miraba como a un cura testarudo".

"Seguí mirando al vidrio, siempre. Fue al cuarto día, después de esa misa, que me paré frente a esa ventana y pude ver nítidamente la imagen de la Virgen. Estaba con las manos extendidas, y entonces me hice la idea de que ese vidrio había que llevarlo hacia la gruta, no lo podíamos dejar en la escuela. Pues después la volví a ver una y mil veces, pero con las manos juntas e inclinadas, indicando el camino...Y hacia allí fue, a la gruta".

"Estoy completamente convencido que vi a la virgen, además guardo en el corazón todos los testimonios recibidos, sin dudas, fue un milagro".



Fotos:
1. Iglesia Nuestra Señora de Lourdes en La Plata

Fuentes:
"'El milagro' de la virgen del vidrio", diario El Día, 19/8/2005
"Lourdes celebra un record de su párroco de siempre", diario El Día, 22/12/2005

1 de abril de 2012

La casa sangrante

Esta historia fue publicada en la página "akasico.com", y la transcribo a continuación:


Durante varios días, un líquido encarnado comenzó a manar de paredes, suelo, mesas, sillas y diversos enseres de una vivienda de La Plata (Buenos Aires). Los expertos que estudiaron el desestabilizador fenómeno no encontraron ninguna explicación, a pesar de los múltiples análisis realizados, cuyo resultado más notable fue que el fluido era sangre humana.

A las 7: 30 del 15 de noviembre de 1986, Luis Abraham Fersko, fotógrafo de origen polaco, fue a buscar el periódico como cada mañana, mientras su esposa, Cipriana Núñez, y una amiga de ésta, Blanca Luz Rodríguez, adecentaban el negocio familiar: un laboratorio fotográfico situado en la propia vivienda de la pareja, en el número 1310 de la calle 54, en la ciudad argentina de La Plata (provincia de Buenos Aires).

Nada más entrar, observaron, atónitas, que un líquido rojizo manaba de las baldosas. Los gritos de Cipriana y Blanca alertaron al joven Óscar Máximo Fersko Núñez, el hijo de la primera, que se encontraba acostado a causa de una lesión en un tobillo. Se incorporó lo más aprisa que pudo y acudió raudo al lugar del que procedían los gritos, temiéndose que las mujeres estuvieran sufriendo algún tipo de agresión. Cuando le contaron lo ocurrido, el muchacho miró a su alrededor y, por vez primera, contempló el horrendo «espectáculo». El fluido seguía brotando sin parar, dirigiéndose hacia el fondo de la casa, como si una fuerza invisible trazara un determinado sendero. «Puerta abierta, puerta donde se metía aquello –nos comentaba Óscar–, que tenia toda la apariencia de sangre. Pero lo más sorprendente es que pudimos ver cómo el fluido también salía de una mesa». Cuando limpiaban el líquido, surgía de nuevo, por lo que concluyeron que se encontraban ante un fenómeno muy extraño. A los pocos minutos, a causa de los gritos, varios vecinos se personaron en la vivienda. Poco a poco, se fueron amontonando docenas de curiosos, deseosos de observar el misterioso suceso. En los días siguientes, cientos de vecinos de la localidad argentina se acercaron a la que ya era conocida como la «casa de la sangre».

25 de marzo de 2012

Mensajes ocultos en el trazado de la ciudad

El trazado urbano de la ciudad de La Plata, que fue planificada antes de construirse, es un cuadrado perfecto que se forma con las cuatro avenidas de circunvalación (31, 32, 120 y 72). Como ya hemos mencionado varias veces a lo largo del blog, muchos han visto símbolos ocultos en él, y hoy hablaremos de palabras que el escritor Gualberto Reynal dice haber hallado en el mismo.

Todo lo que escribo entre comillas son citas textuales d
e lo que el autor escribió en los capítulos “Las palabras encerradas en el plano platense” y “Otras palabras ocultas” de su libro “La historia oculta de la ciudad de La Plata”.


En el primer capítulo el autor explica las primeras tres palabras “ocultas” que encontró en el plano de La Plata:

Allí está escrito claramente, el mensaje terrible que nos legó el fundador; pero es claro, no lo escribió en castellano, ni en francés, ni en inglés, ni en italiano; siendo integrante de una Logia, lo hizo con letras del alfabeto de su lengua 'Esperanto francmasón'.


“[...] los ángulos que tiene el cuadrado que conforma la ciudad. [...] Colocando esos ángulos sobre el plano de la ciudad, debidamente orientado, tendremos que el ángulo que conforman las calles 32 y 120, significa la letra 'S', las calles 120 y 72, es la letra 'O', las calles 72 y 31, la letra 'A' y el ángulo de las calles 32 y 31, significa la letra 'C'. Y partiendo de esa letra 'C', leamos siguiendo el sentido contrario a las agujas del reloj y hallaremos finalmente el mensaje: CAOS.


El plano de la ciudad de La Plata es una caja de sorpresas... ¿caja, dije?... horas y horas frente al mismo, observando, estudiando, buscando, desentrañar el misterioso y nada halagüeño mensaje que dejaron los fundadores, ¡y no encuentro ninguna comunicación que signifique o identifique cosas buenas, positivas, que impliquen felicidad o progreso para aquellos que nacimos y/o vivimos en La Plata!.


“Pero no es la única palabra. [...] La otra palabra también está escrita en cada uno de los cuatro ángulos que forman el cuadrado de esta urbe, pero en este caso, debemos agregar a tal cuadrado, un punto central, que vendría a ser la piedra fundamental, o el cruce hipotético de las diag. 73 y 74. [...] Usando el mismo alfabeto, me encuentro con estas letras sueltas (o no tan sueltas), a saber: A, O, R, N, D y P; seguidamente parto de un punto, que es el ángulo que forman las avenidas 120 y 72, pero esta vez (como si quien las puso nos quiso simplificar la tarea), sigo el mismo sentido de las agujas del reloj y solas, como hilvanadas, coloco las letras y surge el nombre de... ¡Pandora!... ¡Pandora!... ¡Pandora!... ¡la caja de Pandora!.”


Al contar la historia de la caja de Pandora, Reynal dice que de esta caja “salen todos los males que abatirían a la Tierra: guerr
as, enfermedades, dolor, hambre y desastres de toda clase. ¿Es ese el destino de La Plata?.

“No se ilusione mucho pues... ¡Hay otra palabra encerrada en el plano de la ciudad! Aplicando el mismo sistema usado para leer la palabra caos, tendremos que emplear esta graficación, no existe en el alfabeto franc-masón la Ñ, usándose entonces la N.”

“Pero, como una prueba más de la alta inteligencia de quienes trazaron el plano de La Plata, su innegable visión de futuro y su clarividencia, nos dejaron hace más de 115 años su mensaje de advertencia, que no se supo interpretar, o mejor dicho, leer y me ha tocado a mi esa delicada tarea. Si, la palabra 'NIÑO', escrita como las otras palabras ocultas, en alfabeto franc-masón, están asi señaladas:
La letra N la componen los tres lados de la ciudad mas el punto que señala el cruce de 13 y 72. La letra I son los cuatro lados de La Plata. La letra Ñ no existe en ese alfabeto y se usa, pues, la N, que ya conocemos. La letra O son dos lados del plano de nuestra urbe. ¿Quiere más claridad todavía, lector?.”


De esta manera, Reynal dice que los fundadores de la ciudad han oculto en el plano de La Plata un mensaje acerca del fenómeno climático conocido como “el niño”, que afectó a nuestro país en la década de los ’90.


Por último, en el otro capítulo de su libro Reynal explica el hallazgo de otra palabra más:

“En el libro del 'Apocalipsis' ('La Santa Biblia, edit. Plaza y Janes S.A., Barcelona, 1969) en la parte del 'Fin de Satanás', dice textualmente: 'Cuando se hayan cumplido los mil años, Satanás será suelto de la prisión y saldrá a seducir a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, Gog y Magog, con el fin de reunirlos para la batalla, en número tan grande como la arena del mar. Y subieron sobre la anchura de la tierra y rodearon el campamento de los santos, la Ciudad amada 'especificándose' seguidamente, que la ciudad amada 'es Jerusalén, figura de la Iglesia'.' “

“El 'Diccionario de Ciencias
Eclesiásticas' edit. Barcelona, nos aclara: 'Estas palabras designan en general una raza enemiga de Dios, cuyos nombres van casi siempre unidos en la Sagrada Escritura, especialmente en el Apocalipsis.' Y sigue ilustrándonos: ‘Pero la opinión más probable es que estos nombres (Gog y Magog) deben entenderse en un sentido alegórico, como designando los principales enemigos de los Santos y la Iglesia'. ”

“Asombrado lector:
en el plano de La Plata, están escritas las palabras ‘Gog’ y ‘Magog’, que descifraremos tomando el alfabeto masón, como en los casos anteriores. [...] ('Gog' está contenida en 'Magog'). Superponiéndose las figuras se forma el cuadrado del plano de la ciudad.”

“¿Cómo? ¿De La Plata saldrán los principales enemigos de la Iglesia? ¿Se cumplirá lo escrito en el Apocalipsis? Los fundadores de esta ciudad y su trazado ¿sabían el grave mensaje que comprende todas las palabras encerradas en el 'cuadrado' platense? Nadie discute su sapiencia e ilustración, pero ¿de qué quisieron advertirnos?.”

Fotos:
1. Trazado actual de la ciudad de La Plata.
2. Alfabeto masónico.
3. "Caos" escrito con el alfabeto masónico.
4. "Pandora" escrito con el alfabeto masónico.
5. "Niño" escrito con el alfabeto masónico.
6. "Magog" escrito con el alfabeto masónico.

Fuentes:
“La historia oculta de la ciudad de La Plata”, Gualberto Reynal

18 de marzo de 2012

El partido de los 21 expulsados

Era la tarde del domingo 15 de mayo de 1988, y en la cancha del parque de 54 y 25 se enfrentaban dos conocidos rivales fundadores de la Liga Amateur Platense de Fútbol: Everton y For Ever. El partido no fue visto por más de 400 personas ese día, pero lo sucedido en ese encuentro fue tan llamativo que salió publicado en la revista El Gráfico y hasta lo contaron en la audición del programa de Victor Hugo Morales: El árbitro Roberto Oscar Sáenz expulsó a 21 de los 22 jugadores que estaban en la cancha.

En el encuentro estaban presentes el presidente y el vicepresidente de la liga: Héctor Zagaglia y Ernesto Rebord. Entre los jugadores de Everton, 9 de los 11 eran mayores de 30 años. De For Ever pisaban fuerte varios ex Villa San Carlos.

No soy de fanfarronear, pero me había mandado un partidazo. Hasta el minuto 88 no tuve errores […] a pesar que no era un árbitro de los destacados” dice ahora Roberto Sáenz, quien fuera el árbitro del partido ese día.

For Ever iba ganando por 1 a 0 cuando corrían 43 minutos del segundo tiempo y llegó un tiro libre indirecto cerca del área a favor de Everton, que iba por el empate. El encargado de patear al arco defendido por “El Negro” Omar Naiof fue Miguel Ángel Gómez. Los jugadores de ambos equipos toman su posición en el área, y también se ubican en su lugar el árbitro y el juez de línea.

“El Peche”
Gómez patea y la pelota se estampa contra la red. El jugador del Everton Felipe “pechito” Romano levanta los brazos como si acabara de convertir el gol de su vida. Sin embargo, el árbitro creyó ver que la pelota entró sin que nadie la tocara: “Fue alevoso, lo tengo presente como si estuviese viéndolo, como también recuerdo la imagen de Sáenz: era flaquito, esos flaquitos que parecen con panza”, dice Gustavo Fracassi, quien por entonces era DT del For Ever.

Así fue que en
un principio gritaron gol los de Everton, pero luego el árbitro no cobra el gol y festejan los de For Ever. “Para mi no la toca nadie” dice el árbitro. “Sí, la toca el 2 de Everton”, responde el juez de línea, quien estaba de espaldas a la tribuna de Everton, apenas separado por un alambrado muy bajito.

En medio de ese
debate entre el árbitro y el juez de línea, Alejandro Gaudino (un jugador del Everton) escuchó que el gol había sido convalidado, era empate agónico y seguían punteros. Entonces se puso a gritar el gol, lo cual fue imitado por el resto del equipo. Era así… el árbitro cobró el gol y se dirigió a mitad de cancha.

Enseguida todos los de For Ever fueron encima del juez de línea, salvo el capitán Hugo Duba, quien salió a defenderlo. “El alambrado era más bajito que el juez de línea y la hinchada de Everton lo manoteó de los pelos. Los jugadores también se fueron contra él. El lineman arrugó y cobró el gol”, afirma Duba.

Por los incidentes el partido fue suspendido a los 43 minutos del segundo tiempo, con empate 1-1 entre Everton y For Ever. El árbitro fue al vestuario a preparar el informe del partido y les comunica a los capitanes de ambos equipos: “Expulsé a dos jugadores de cada uno”. Era mentira: Había expulsado a 21 de los 22 jugadores de ese partido salvo a Hugo Duba, quien defendió al juez de línea cuando fueron a buscarlo los jugadores de For Ever. “Si decía a todos los que había echado, no podíamos salir de ahí”, afirma hoy el árbitro.

“Ese árbitro era medio sumiso, no era para ese partido”, indica Duba. “Pero igual traté de separar, porque me parecía injusto”.

En la APA (Asociación Platense de Arbitros) tuve problemas porque no resolví la jugada yo. Pero a la cancha entramos tres”, afirma el árbitro, quien luego de ese partido fue alejado de la liga por dos meses.

Tiempo después, en la fiesta de fin de año en la cual se entregaban los premios de la liga, el árbitro Sáenz se cruzó con Romano y le dijo “Decime la verdad”, ante lo cual el jugador del Everton contesta “No la toqué”: Saenz se había equivocado, ya que ese gol directo del Everton debería haberse anulado con lo cual For Ever habría ganado el partido.



Fotos:
1. Escudos del club For Ever y del club Everton.
2. Parque en donde se jugó el partido
3. Plantel de Everton en 1988.
4. Plantilla del partido, con los 21 expulsados marcados.

Fuentes:
"La tarde de los 21 expulsados", Revista Tiempos, 3/12/2006

11 de marzo de 2012

La misteriosa "Zona 72"

La semana pasada publiqué acerca de los OVNIs que José de Zer afirmó haber visto en La Plata, aunque nunca hubo pruebas contundentes de esos hechos, tan solo rumores…. pero también hubo avistajes de OVNIs registrados en una área específica de la ciudad, que por su gran actividad es llamada por muchos “La zona 72”.

La “Zona 72” abarca una franja de un kilómetro de largo por 100 metros de ancho, entre las calles 13, 22, 71 y 72. Allí es donde lleva gran parte de su labor la Fundación Argentina de Ovnilogía (FAO), por su gran actividad de avistamientos que se vienen registrando desde la década de 1950.

Luis Burgos, el referente de la FAO, explicó que la Zona 72 se convierte hoy “en una acotada área de investigación similar a la que puede ser el paraje El Espinillo, en Magdalena, o la estancia La Esperanza, en Gobernador Ugarte, que son en definitiva puntos donde el fenómeno tiende a reiterarse en diversas manifestaciones” […] “concentra episodios muy significativos y relevantes, en un espacio por demás reducido”.

Algunos de los fenómenos
observados allí son luces que se mueven de forma extraña en el cielo, huellas que aparecieron en forma de pasto deshidratado, tres esferas que juntas formaban un triángulo perfecto por encima de la vieja carbonera, señoras que vieron un símil a una bandada de mariposas anaranjadas, un objeto cilíndrico que lo llaman el “lavarropas” y despegó también del techo de la vieja carbonera por el año 2000, más el testimonio de dos jóvenes que vieron una supuesta criatura extraña e inhumana que saltó del techo grande de la vieja estación a una pasarela y de ahí al pasto una noche cerca de las 22:00hs.

La gente de la FAO no cree que los avistamientos, OVNIS fantasmas, huellas deshidratadas y hasta la presencia de humanoides vista en la Zona 72 se deba a la presencia de seres extraterrestres; creen que esa zona podría tratarse de una ventana lograda por una civilización (tal vez la nuestra) para viajar a través del tiempo desde el futuro en el cual se encuentran hasta nuestro presente: “No sabemos a ciencia cierta de qué se trata pero creo que la sucesión de fenómenos abre la puerta a la posibilidad de atribuir toda esa casuística a viajeros del tiempo, que estuvieron allí mucho antes de que esté lo que se observa ahora o que ya están en lo que habrá ahí mismo en un futuro.” […] “Es rarísimo lo que pasa porque combina muchas cuestiones que se desprenden del relato de los testigos”.

Desde el verano del ‘99 hasta 2001 fue terrible, fue una invasión de casos este lugar. En el año ‘99 hubo veinte marcas. Ahí mismo donde pisamos el pasto.” Estas marcas “eran circulares y bien perfectas, con el pasto deshidratado; no el pasto calcinado.” […] “Cuando te topás con esto te das cuenta de que no están hechos por el hombre.”



A continuación, algunos de los sucesos extraños que fueron avistados en La Plata:

Entre marcianos y futuristas
Los platillos voladores an
duvieron por la ciudad el 11 de julio de 1947 por la zona de 56 y 25. El cronista de EL DÍA trató de informar y no pudo obtener la primicia, ya que los datos que logró eran -como la mayoría sobre este tema- confusos. Ese mismo día un hacendado de las afueras vio un objeto plateado en forma de disco que volaba en zig-zag y que de pronto desapareció sin dejar rastros.
En el mismo año, aviones a chorro, como se les llama a los de sistema a reacción, pasaron por el Aeródromo de El Dique. Una considerable cantidad de gente se había reunido en el lugar para admirar su vuelo. Eran dos aparatos Meteor que al
canzaban la velocidad de 940 Kms. por hora. Habían partido de la base aérea de Morón, recorriendo la distancia hasta La Plata en 5 minutos.


Las huellas
encontradas sobre la usina de la ex OSBA
Los archivos de
FAO atesoran la siguiente información: la medianoche del 19 de diciembre de 1998, Gilberto Mario Sánchez, por entonces de 48 años, y un grupo de operarios trabajaban en la usina de OSBA, situada en el parque Saavedra (es decir en el área de influencia de la Zona 72), cuando vieron surcar el cielo platense un objeto piramidal, color gris, en dirección este-oeste. En realidad, la sorpresa llegó unos días después, cuando los empleados de la planta encontraron en el predio, cerca de la pista de aterrizaje de helicópteros, una huella anular reverdecida de unos cuatro metros de diámetro a la que nadie le encontró una explicación que no proviniera de una posibilidad misteriosa. Lo curioso del hecho fue que debajo del césped en el que apareció esa huella circular se encontraban almacenados en un piletón subterráneo 11 mil litros de agua, en un área en el que lo sistemas técnicos de monitoreo y las funciones mecánicas del depósito estaban comandadas por un potente sistema trifásico.


El “ala delta” de La Plata

Una noche de Mayo de 1986, en momentos en que manteníamos una de las tantas reuniones de la FAO, llegan dos jóvenes sobresaltados, presurosos de narrar lo que hacía minutos habían vivido. Mientras caminaban por el "Parque San Martín" de la ciudad de La Plata, sito en calle 25 y 51, distinguieron un objeto oscuro de grandes proporciones que se desplazaba en total silencio, de este a oeste, y a una altura relativamente baja, ya que según uno de los azorados testigos sólo atinó a levantar la mano a efectos de saludar a la máquina. La misma, con forma de un triángulo negro y con luces en sus costados, cruzó la ciudad a velocidad moderada. Recién allí, a los pocos segundos de haber dejado de observarla, se percatan de la experiencia y sus dudas se concentran en la naturaleza de lo observado. ¿OVNI o avión?.


Testigo calificado
El astrónomo aficionado de La Plata, Dante Bissiri, descreído de la temática OVNI no puede catalogar lo que vio con sus propios ojos, junto a su señora ,poco después de las 21 hs. del 10 de Octubre de 1994 : Un extrañísimo objeto similar a un “boomerang”,de un color pálido naranja-amarillento, que cruzó el cielo platense de sureste a noreste sin ningún tipo de sonido y en unos 10 segundos…Tan sólo un par de meses atrás, a las 22.45 hs. del 6 de Agosto, los hermanos Alcides y Nelson Polanco, miembros FAO, contemplaron el vuelo de una especie de “boomerang” o media luna, color negro, desplazándose lentamente y a gran altura, dejando una tenue estela a su paso…


Captado en La Plata
A las 23.30 hs. de la despejada noche del 23 de Junio de 2000, un helicóptero de la Policía de la pcia. de Bs.As. sobrevuela la zona de 23 y 54,en el Parque San Martín de la ciudad de La Plata. En ése instante el sr. Adalberto Maciel, quien se hallaba junto a Nestor Licardi, le toma un par de fotos. Grande es la sorpresa de los testigos cuando al revelar las mismas, se percatan de la presencia de un triangulo volador, luminoso en gran parte de su cuerpo, que se halla volando en proximidades del helicóptero y sin ser visto por ellos al momento de las tomas…




Fotos:
1. Ubicacion de la Zona 72 en el mapa de La Plata.
2. Vista satelital de la Zona 72.
3. Miembros platenses de la FAO.
4. Marcas en el pasto aparecidas en las cercanías de la estación Meridiano V.
5. Avistaje de un OVNI en la Zona 72.

Fuentes:
"La Plata abrió una ventana a OVNIS viajeros del tiempo", diario Popular, 8/8/2010
"OVNIs en La Plata", revista Tiempos, 19/9/2010
"Entre marcianos y futuristas", 100 años de vida platense, diario El Día
"¿Aviones no identificados sofisticados?", Luis Burgos
Página web de la FAO

4 de marzo de 2012

José de Zer y los enanitos verdes

A fines de la década de los ’80, el periodista José de Zer tenía atrapada a su audiencia de Nuevediario con extraños casos de avistamientos de OVNIs en el cerro Uritorco en Córdoba, en donde no solo se habían visto extrañas luces y figuras en el cielo sino que también se encontraron marcas en el pasto, como si uno de esos OVNIs hubiera quemado la vegetación.

Fue así, en medio de este clima paranormal, que el periodista llegó a La Plata junto a su camarógrafo “Chango” para cubrir lo que estaba ocurriendo en nuestra ciudad tras la denuncia de un parapsicólogo que decía tener fotos de seres extraterrestres.
Eran dos fotos de un pozo cuadrado y de cemento. En una había una especie de duende que miraba a cámara. En la segunda, el muñequito estaba de costado, como queriendo meterse en el pasto. ‘¿Cómo pasó esto?’, preguntó De Zer. ‘Yo venía caminando con la cámara colgada y en eso sentí una atracción magnética desde el campo. Caminé hacia él y la cámara se disparó sola. Cuando me moví un poco se disparó otra vez. Yo no vi nada, pero cuando revelé el rollo salió esto”, relató el parapsicólogo. Chango miró las imágenes y dijo: ‘Podemos contar la historia, pero no podemos mostrar estas fotos. No son creíbles’. De Zer le pidió un número de teléfono donde ubicarlo y volvieron al canal.
Ahí, una vez más, armaron el plan. Organizaron una expedición para altas horas de la noche siguiente. Llevarían péndulos cerca del pozo para observar qué tipo de atracción magnética había por la zona. ‘Ya en el lugar comenzamos a caminar. Para crear más tensión le pedí al hombre que apagara la luz y filmé el péndulo que se veía a través de la linterna. Caminamos dos pasos, se perdió la linterna y el tipo se cayó accidentalmente dentro del pozo. Entonces comenzó a gritar ‘¡Me atrapa! ¡Me lleva! ¡El pozo me traga!’.’

Mientras tanto, De Zer decía ‘Hay una atracción magnética’ y entre todos hacíamos como que trabábamos de sacarlo. Desde entonces y, por varias semanas, peregrinó por el magnético pozo todo tipo de gente.

Un tiempo
después la gente empezó a hablar de unos “enanitos verdes” que se habían aparecido en 7 y 98.

De noche salían de las casas a buscarlos, José de Zer todos los días armaba un nuevo informe para Nuevediario, en los diarios se publicaban fotos difusas de los seres que, ya casi nadie lo dudaba, debían ser extraterrestres. Un policía que patrullaba la zona pidió licencia, aduciendo haber sido mordido por una de esas criaturas. Un chico lo vio en la escuela de 72 y 19 y suspendieron las clases. Y hasta una de las secretarias del colegio fue atacada por el enanito, por lo que también pidió licencia laboral.

La noticia traspasó las fronteras. Desde el Instituto de Ovnilogía de Suecia llegaron investigadores para estudiar el fenómeno. Pero los enanitos nunca aparecieron, y encima a los suecos les robaron todos los equipos.

Otros aprovecharon para hacer su negocio. Como el Loco Córdoba, que vendía los muñequitos de “Luciano, el marciano”. Los fundadores de la secta Luz no se quisieron quedar afuera y llamaron a conferencia de prensa para contar que ellos habían mantenido una comunicación en vivo “con el capitán de la nave”, y que se trataba de “viajeros en el tiempo”. El líder de la secta, un tal Andrade, no tuvo suerte con sus dichos. Encima fue procesado por la justicia, por difamaciones.



Fotos:
1. José de Zer.
2. "Chango", camarógrafo de José de Zer.

Fuentes:
“José de Zer y los enanitos verdes”, revista Tiempos, 18/3/2007
“El equipo de José”, diario Página 12, 28/7/2002
“De Zer era un actor” revista Tiempos, 13/11/2005

26 de febrero de 2012

El monstruo del lago del bosque

Muchos lagos tienen alguna historia sobre criaturas que los habitan, y el que está ubicado en el bosque de La Plata pese a su reducido tamaño también tiene historias para contar.


Una de ellas ocurrió en 2010 cuando dos jóvenes del interior que frecuentaban el lago vieron un pez enorme pero no pudieron capturarlo por no tener el equipamiento ideal. Así fue como volvieron unos días después, ya bien preparados, y a eso de las 8 de la noche algo comenzó a tironear de la tanza y ellos combatieron con el pez hasta poder sacarlo del agua. Cuando finalmente lo lograron, vieron que era una carpa gigante de más de 10 kilos: “Estuvimos más de 1 hora para poder sacarla. Una vez afuera, la gente paraba impresionada a ver el pescado ya que nadie podía creerlo, una vez tomadas las fotos fue devuelta al lago en presencia de la gente con el fin de que el monstruo del lago de la plata siga sobreviviendo como lo venía haciendo”.


Otro episodio es mucho más reciente y ocurrió a principios de este año. Una joven había salido a pasear un domingo a la tarde en un bote a pedal por el lago junto a su madre, cuando se sobresaltó al ver asomar un reptil del agua: “Estaba pedaleando en el bicibote cuando lo vi. Para mi era un cocodrilo; la trompa medía unos veinte centímetros de largo y cuando gritamos se asustó y se fue, por eso no le pude sacar una foto” […] “Lo que vimos en el lago artificial fue un cocodrilo o un yacaré de tamaño mediano; queremos que se investigue y que ayuden al pobre animal para que lo lleven a algún lugar seguro antes de que alguien resulte lastimado. El cocodrilo no va a tener la culpa si trata de alimentarse”.

Al salir del agua les contó lo sucedido a las personas que le habían alquilado el bote: “Les dije que había visto un cocodrilo, pero se me rieron, nadie me creyó”. Las autoridades del zoológico, ubicado a pocos metros del lago, desestimaron que lo que se vio pudiera ser un cocodrilo: “Pueden haber visto algún lagarto overo, llegan a medir un metro y se alimentan de sapos, ranas y ratitas, algunas personas que los tienen como mascotas cuando se cansan los tiran en el Bosque”. También dio su opinión el empleado del embarcadero del lago, quien afirmó que los únicos animales que pueden llegar a llamar la atención de los visitantes son una iguana que siempre descansa en el área del Anfiteatro y dos nutrias que aparecen de noche.


Estas apariciones que actualmente son muy extrañas no lo eran tanto hace varias décadas, según muestra una nota publicada en el diario El Día en 1961, la cual transcribo a continuación:

“Ayer a la mañana visitaron nuestro diario dos niños con un bagre de tamaño excepcional con respecto al que suele verse en Punta Lara. Estaba aún vivo, pues terminaban de pescarlo en el parque Saavedra, donde decenas de niños van los domingos a la mañana a pescar mojarritas o alguna otra especie pequeña. Lo obtuvo Mario Oscar Marrafino y fue tal el susto que se llevó al sentir semejante pique que debió ayudarlo su amigo Ricardo Alberto Boccia.

Mario Oscar nos narró su "hazaña" con estas palabras: ‘Estaba tratando de sacar pejerrey, porque la semana pasada había pescado cuatro de veinte centímetros, cuando sentí un tirón que casi me lleva la caña de la mano. Al principio creí que se trataba de una broma, pero vi que provenía del agua. Solamente que hubiera un buzo. Con la ayuda de Ricardo lo pude extraer del agua y se amontonó la gente, aconsejándome que viniera a El Día, pues nadie pudo pensar que en el parque Saavedra hubiera semejante bicho. Aquí lo traigo. Pesa 2 kilos 300 gramos.’

Se sabe que en el popular paseo hay pejerreyes de buen tamaño y bagres negros de respetable peso. De cualquier modo, el extraído por el joven Marrafino debe considerarse entre los mayores. Recordaremos de paso que también en el Lago del Bosque se suelen obtener buenas piezas y que hace alrededor de 15 años era común extraer pejerreyes de medio kilo o más. El Dr. Uberto F. Vignart solía pescar, a la noche, recibiendo sorpresas con los ejemplares de ‘matungos’ que se cobraban.”


Fotos:
1. Panorámica del lago del bosque.

Fuentes:
“Un bagre de 2 kilos 300 gramos pescaron en el parque Saavedra”, diario El Día, 6/11/1961
“El monstruo del lago en el Bosque platense”, Revista Tiempos, 31/10/2010
“Versiones sobre un reptil en el Lago del Bosque”, diario El Día, 3/1/2012