16 de julio de 2010

¿Sangre real en las diagonales?

El ingeniero Pedro Benoit es conocido por los platenses por haber sido el jefe del grupo de ingenieros que diseñó el trazado de la ciudad, además de haber hecho otros edificios de La Plata como la Catedral, el edificio del Departamento de Ingenieros, la entrada al cementerio y la iglesia San Ponciano. Pero existe también un gran misterio sobre su origen, ya que muchos lo vinculan como uno de los descendientes de la Corona Real Francesa.

El padre de Pedro Benoit fue el arquitecto e ingeniero francés Pierre Benoit, quien sería en realidad el heredero a la Corona de Francia, el famoso Luis XVII, hijo de Luis XVI y María Antonieta. Pero para entender bien esta historia, la voy a comentar cronológicamente a continuación:

El misterio de la muerte de Luis XVII

En 1789 estalla en Francia la Revolución Francesa y son tomados prisioneros el rey Luis XVI, la reina María Antonieta y sus hijos, entre los cuales
estaba Luis XVII (el supuesto padre de Pedro Benoit). Los reyes son guillotinados y Luis XVII estuvo en prisión durante tres años, hasta que murió de tuberculosis a la edad de 10 años y fue enterrado en un cementerio de París. Lo extraño ocurrió cuando se exhumaron sus restos, los cuales no coincidían con un niño de 10 años, sino con uno de 16. Esto fue comprobado por una pericia realizada en 1995.

El verdadero destino del heredero a la corona
Al descu
brir eso, se empezó a investigar la otra versión, que dice que Luis XVII no murió de tuberculosis en prisión, sino que fue ocultado por una familia de nobles que lo llevaron hasta el pueblo de Calais, al norte de Francia. Allí recibió una educación privilegiada por la cual aprendió varios idiomas, pintura, arquitectura y navegación.

Llegada de Luis XVII a la Argentina

En 1818 llega a C
olombia escoltado por masones y portando una carta de recomendación para Simón Bolívar, firmada por el mismísimo Napoleón Bonaparte. Finalmente no puede establecerse allí, así que el barco zarpa hacia el puerto de Buenos Aires. Ya en Argentina, declara que había servido a Francia como marino de 1808 a 1814, e incluso que peleó en la batalla de Waterloo tras lo cual fue tomado prisionero por los ingleses hasta que pudo fugarse. No supo decir nada sobre sus padres, pero cuando le preguntaron su nombre, dijo que se llamaba Pierre Benoit.

Los orígenes de Pierre Benoit
Benoit mantuvo a lo largo de su vida un gran hermetismo de su vida en Francia. Nunca fue claro al indicar quienes eran sus padres, ya que la respuesta nunca era la misma; a veces indicaba que había nacido “en cuna de oro, otras veces que era “hijo de una lavandera” o “de un pescador del puerto de Calais”. Lo mismo ocurría cuando le preguntaban su fecha de nacimiento o de bautismo. Recién para su casamiento indicó que sus padres se llamaban “Pedro Benoit” y “María Juana Daulo”… y allí sus descendientes descubrieron el nombre oculto de María Antonieta: “Marie [Antoinette Josepha] Jeanne[, archiduchese] D[']Au[triche et de] Lo[rraine]”. Muchas veces recibía correspondencia de Francia, la cual hacía desaparecer sin que nadie pudiera leerla.

Los signos ocultos

Al quitarle el marco a un autorretrato suyo, se de
scubrieron flores de lis (que estarían relacionadas con su origen real). También dejó en numerosas pinturas unas inscripciones como “del fin” o “del Z”, que se interpretan como “Delfín”; o “del is” (que se leería como “de lis”). Además, en las firmas de sus planos parecen confundirse una “P” de Pierre con una “L” y una “C” entrelazadas (de Luis Carlos); y la “B” de Benoit también se transforma en una “R” de rey. En otros trabajos aparecen escondidas las letras “L C R F” que se leerían como “Luis Carlos Rey de Francia”.

Una muerte tan turbia como su pasado
Benoit pasó sus últimos años convaleciente en cama por una parálisis en sus piernas. En agosto de 1852, llegó desde Francia un “doctor” que fue a su casa solicita
ndo verlo. Su esposa dejó pasar a este hombre a la habitación donde estaba Pierre y los dejó a solas al comprobar que se conocían. Al pasar un rato el médico se despidió diciéndole a la mujer que no molestara a su marido porque se había quedado dormido; lo cierto es que Pierre no despertó nunca más. En 1996, cuando ya habían pasado 144 años de su muerte, se exhumaron los restos de Pierre Benoit del cementerio de la Recoleta por la investigación de su origen, y mediante un análisis se determinó que había muerto envenenado con arsénico.

Las confesiones secretas

Hace unos años Lucía Zapiola, la tataranieta de Pierre Benoit, publicó el libr
o “Soy Luis XVII. Debo llamarme Pierre Benoit”. Allí se dio a conocer la confesión que Pierre le habría hecho a su hija Petrona en sus memorias: “A fines de 1793, en la época del Terror, una mujer de cierta edad y un hombre me llevaron escondido debajo de una amplia capa, en una calesa, una noche oscura y me entregaron al matrimonio Benoit, en el Puerto de Calais. No me pidas Petrona hablar de antes de esa noche. Recibí educación esmerada y privada, estaba como escondido, pero muy bien tratado; con gran cariño”.

El fin del mito
En el año 2000 se realizaron pruebas de ADN en las Universidades de Lovaina y de Munster, comparando los de muestras del cabello de María Antonieta con tejidos del corazón que supuestamente era de Luis XVII (había sido robado por el doctor que le realizó la autopsia luego de que muriera por neumonía). Los resultados despejaron toda duda: El niño que había muerto prisionero en la prisión del Temple de París era el verdadero Luis XVII, hijo de Luis XVI y María Antonieta, tras lo cual la leyenda de la sangre real en La Plata había llegado a su fin.




Fotos:

1. Luis XVI
se despide de María Antonieta y sus hijos antes de ser guillotinado.
2. Pintura de Luis XVII, el supuesto padre de Pedro Benoit.

3. Napoleón Bonaparte, Emperador de Francia.

4. Árbol genealógica de la supuesta ascendencia de la familia Benoit.

5. Autoretrato de Pierre Benoit.

6. Hay una símbolo idéntico que se ve en la firma de Pedro Benoit (rojo) como también en la que se encontró en el testamento de Luis XVI (azul).

7. Portada de uno de los tantos libros que hablan de este mito.

8. Corazón de Luis XVII, que se conserva en la basílica de Saint-Denis.


Fuentes:

“Pedro Benoit habría sido nieto de Luis XVI de Francia”, Diario Hoy, 9/4/1998

“Los Zapiola, una familia vasco-argentina que convive con la memoria de Luis XVII y la herencia de la corona francesa”, Gonzalo Javier Auza

“La historia de ‘Luis XVII’”, Diario La Nación

“¿Sangre real en la ciudad de las diagonales?”, InfoAbasto, 8/11/2009

“La Masonería y la ciudad de La Plata: Un camino común a través del tiempo”, profesor César Arrondo

“Intentan probar que el hijo de Luis XVI de Francia vivió y murió en la Argentina”, Diario Clarín, 8/4/1998

“Ponen fin a un enigma histórico: Luis XVII murió en Francia”, Diario La Nación, 20/4/2000

13 comentarios:

Sophie dijo...

Muy buenas las entradas del blog. Saludos!

Nico dijo...

@Sophie: Gracias! Intento poner muchas fotos y evitar los nombres y fechas además de hacerlas lo más breve que pueda para que no sean aburridas para leer, pero estoy subiendo una o dos cada semana.

Euge dijo...

esta muy bueno tu blogg segui asi^^!!!

Nico dijo...

@Euge: Muchas gracias! Voy a seguir así publicando cosas, en esta semana subo algo nuevo mientras se va sumando más gente :D

ChicaBond dijo...

Nico, recien entro en tu blog y esta sensacional!!!!! Sos profe de alguna materia en especial? o de donde sacas tanta informacion? Te felicito!!!!!
Gra

Nico dijo...

@ ChicaBond: Muchas gracias!! No soy profesor, soy estudiante pero lo que estudio ni siquiera tiene que ver con las ciencias sociales. Este blog lo armo porque me encanta mi ciudad, y de tanto que leí sobre ella me pareció interesante compartir estas cosas. Y todo lo saco de libros, revistas, diarios, páginas de internet... fijate que siempre cito mis fuentes por si alguien las quiere comprobar o enterarse de más detalles.

Loly dijo...

Que buen resumen!!! Soy Dolores Benoit y este mito estuve en mi familia desde siempre. Me divierte mucho leer sobre la historia. Te felicito por lo claro del relato y las fotos!!
Saludos
Dolores

Loly dijo...

Hola Soy Dolores BENOIT y esta leyenda estuvo en mi familia desde siempre. Te felicito por lo claro del relato y las fotos y demas!
Me divierte mucho leer sobre este tema!
Saludos!

Nico dijo...

@Loly: Que honor que alguien de apellido Benoit comente esto, muchas gracias Dolores! La historia esta es de mis favoritas del blog, realmente tiene muchas cosas interesantes y cosas como la muerte del padre de Pedro Benoit todavía siguen en el misterio.

Penelope dijo...

Hola Nico, yo soy Zapiola y en mi familia también estuvo siempre la leyenda de Luis XVII. Te felicito por el Blog!

Nico dijo...

@Penelope: ¡Muchas gracias! Está bueno contar con estas historias en la familia, sin importar tanto si es o no un mito.

Ignacio Anzoátegui dijo...

El profesor Cassiman quien realizó el estudio de ADN del corazón supuestamente de Luis XVII, reunió a todos los interesados en el tema para informarles del resultado del examen (lo tengo grabado en un video - National Geographic) y allí dijo lo siguiente:
" Según el estudio de ADN realizado al corazón, éste pertenece a la familia de María Antonieta reina de Francia, o sea es un corazón Habsburgo, pero no se puede decir a que persona de esa familia le pertenece pues esos estudios no llevan nombre y apellido o sea no puedo afirmar que pertenezca a Luis XVII"".
Es corazón que se utilizó para el estudio, bien pudo haber sido el de su hermano Luis José Javier, muerto a los cuatro años y que misteriosamente desapareció para la época en que se realizaron los análisis, de donde se lo tenía guardado.

Nestor Sosa dijo...

Excelente información ...Gracias !!!!